Utopia Siglo XXI

 

 

Diario educativo de Feliciano Robles, para tratar de conseguir una Educacion integradora y liberadora en los valores humanos que mas dignifican a las personas.

 

Inicio

Archivos

Quién soy

Enlaces

 

Buscar en Utopia

 

UTOPÍA

Si damos un paso para lograrla, ésta se aleja un paso; si damos dos pasos, también se aleja dos pasos; así que la UTOPÍA sirve para CAMINAR.

 

 This page is powered by Blogger. 

 

Califica en Bitacoras.net:

 

 

Google

sábado, abril 29, 2006

 

Viaje a Asturias (I)

Feliciano Robles Blanco

Hola amigas y amigos: Ya he regresado del viaje que he realizado a Asturias con mi mujer y que durante cinco días hemos gozado del viaje más bonito y emotivo que he realizado desde aquél lejano verano de 1973, cuando pasé también con mi mujer quince días memorables de Luna de Miel.

Tanto yo como mi mujer teníamos muchas ganas de realizar este viaje a esta región por dos motivos diferentes que paso a relataros.

Resulta que cuando yo tenía unos 8 años o así, y debía ser 1954 más o menos, empecé a ir a escuela con un maestro muy peculiar, que fue la primera persona que me habló del concepto de España y de la Región de Asturias en particular. Yo vivía en un pueblo pequeño situado entre montañas y no conocía más territorio que el que podían ver mis ojos de aquél valle donde vivía.

Como sabréis la mayoría de vosotros cuando se acabó la Guerra Civil, España quedó prácticamente sin maestros, porque unos marcharon al exilio, otros fueron represaliados y expulsados de la profesión y varios de ellos fueron simplemente asesinados, sobretodo si habían sido alcaldes o concejales de alguna ciudad o pueblo.

Así que el maestro que yo tenía, no lo era por estudios, sino que había combatido en la Guerra con los nacionales y al finalizar la contienda le premiaron haciéndole maestro y le enviaron a la escuela de mi pueblo, porque él era de allí, era falangista, pero no muy convencido.

Este maestro había combatido durante la Guerra Civil en Asturias y allí conoció a una moza asturiana y se casó con ella y la trajo al pueblo. Así que aquél maestro nos hablaba a los niños de Asturias con tono muy emotivo y lleno de detalles propio del que conoce bien un territorio que le gusta.

Lo que más me impactó a mi de aquél maestro es cuando nos explicaba como era el mar. Yo no tenía idea de como era el mar ni casi nadie de mi pueblo lo había visto nunca, ni había fotos, ni cine, ni televisión para verlo.

Aquél maestro nos decía “ Fijaros que el mar es azul, pero si nos acercamos a él y cogemos agua con la mano el agua no es azul sino transparente, y además el agua es muy salada, y eso que los ríos que llevan el agua al mar la tienen dulce”.

Aquella explicación de como era el mar, me intrigaba mucho, y cuando ví el mar por primera vez en Barcelona a los 16 años, lo primero que hice fue acordarme para siempre de las explicaciones de aquel maestro,y lo bueno que es cuando se pueden explicar las cosas desde el conocimiento y la verdad.

La segunda cuestión de nuestro interés por Asturias, proviene del lado de mi mujer, porque resulta que mi suegro era Policía Armada, y tuvo que ir a Asturias después de que fue conquistada por las tropas franquistas, allí también conoció a una moza y se casó con ella y se la trajo a Sevilla al igual que había hecho mi antiguo maestro.

Esta familia mía tenía mucha añoranza de Asturias, y se han ido muriendo unos y otros sin poder volver a Asturias desde hace casi 50 años.

En mi casa por tanto se come muchas recetas asturianas que su abuela enseñó a mi mujer y estos días que hemos podido degustar a gusto la cocina asturiana hemos recordado con añoranza a los abuelos y madre de mi mujer.

Así que ya podéis ver como un viaje se hace realidad y con ilusión aunque tengan que pasar muchos años para realizarse.

 

Escrito por Comentarios